Serendipia en la narrativa de personajes

Un hallazgo afortunado que cambia los acontecimientos

En la vida estamos expuestos al azar mucho más de los que pensamos. Nos ocurren cosas que no estaban planificadas y nos cambian de una manera u otra. Sin embargo, en el storytelling solemos pensar que, cuando sucede algo aleatorio, es un fallo de la narrativa o un trabajo mal hecho. Es cierto que muchas casualidades generan ese aire de “no me lo creo”, pero un buen evento por azar puede crear un storytelling muy poderoso.

Es el caso de la serendipia, que es un descubrimiento o un hallazgo afortunado, valioso e inesperado que se produce de manera totalmente accidental. Mientras que la Epifanía suele ser un hallazgo que llega poco a poco y, normalmente, tras juntar varias piezas, la serendipia es puro azar.

Una de las serendipias más famosas es cuando se le cae a Newton la manzana en la cabeza. Sea o no verdad, se ha convertido en el storytelling oficial del descubrimiento de la gravedad, y resulta tremendamente potente y atractivo.

Lo que me atrae de utilizar este recurso narrativo, es que puedes crear un personaje que tiene mil planes, que ha trabajado en prepararlos concienzudamente y, finalmente, se ve obligado a realizar algo totalmente diferente por ese evento casual que le ha ocurrido y que jamás pensó que sería posible. Es una manera maravillosa de poner a prueba a nuestro personaje, de ver cómo es de flexible e ingenioso ante este tipo de retos.

La serendipia nos permite explorar y conectar otros aspectos de la trama.

Cómo usar una serendipia

La casualidad está bien siempre y cuando nos permita explorar más afondo la propia historia o la haga avanzar. Si un evento ocurre solo para solucionar un problema de un personaje y ya está, caemos en el Deux Ex Machina, lo que es un mal uso del azar. Un buen ejemplo que vemos una y otra vez en series, pelis y novelas, es cuando el protagonista se encuentra de manera fortuita con un personaje que resulta ser hermano, hijo, primo, etc., de otro personaje con el que ha tenido un conflicto.

Este encuentro fortuito nos permite explorar más en profundidad al personaje anterior, y desarrollar más su relación. Se trata de un evento conectado con el resto de la trama.

Serendipia en Star Wars

Una de mis serendipias favoritas en el cine es cuando R2D2 y C3PO se encuentran de manera fortuita con Luke y son el vehículo para introducir al protagonista en el conflicto.

Lo importante es que ese descubrimiento afortunado sea un medio para alcanzar la conclusión final, no el punto central de la trama.

Compartir:
Facebook Twitter LinkedIn

Daniel González

Daniel González

Director creativo en Gametopia. Storytelling, diseño, marketing, gamificación y profesor. Creando el videojuego para PC Verne. Leer más

Twitter LinkedIn Facebook Facebook