¿Qué es el Storytelling?

El arte de conectar con tu audiencia

El Storytelling tiene una explicación sencilla: El arte de contar una historia que captura la atención de la audiencia, creando una conexión emocional en torno al relato. Su puesta en acción no es tan sencilla. Una cosa es contar una historia y otra es enganchar a tu público durante 20 segundos, 40 min. o el tiempo que necesites.

Conectar emocionalmente con otra persona es algo sencillamente increíble. Lograr su atención, y que su imaginación vuele, es una de las herramientas más poderosas que tenemos los seres humanos dentro de la comunicación. Y en el centro de toda la conexión hay una historia. El gran poder de las historias es que las recordamos. En un mundo con tanta información, y bombardeo de estímulos audiovisuales (compra aquí, está es tu oferta, juega ahora, no te pierdas el episodio, etc.), es casi imposible acordarse de lo que has visto el día anterior. Pero las historias si las recordamos, porque nos emocionan, nos hacen pensar y nos sentimos identificados con ellas. Por eso todo el mundo recuerda anuncios míticos como el de 1984 de Apple o el de Pepsi de Michael J. Fox de 1985, porque te cuenta una historia que te emociona de una manera u otra.

Pepsi anuncio 1985 con Michael J. Fox

El Storytelling, o el arte de contar historias se encuentra en todos lados. Muchas veces nos quedamos enganchados a una charla de TED, aunque el tema no sea de nuestro principal interés. Pero el ponente nos está contando una historia y nos tiene enganchados. En el pitching es esencial tener una historia que contar. Todo el mundo tiene algo que contar, pero no todo el mundo tiene una historia para contar. Una historia no es una anécdota (aunque nos sirva como inicio de la historia), es un viaje con principio, desarrollo y fin, donde llevas a tu audiencia al lugar que quieres.

No es lo mismo tener algo que contar, que tener una historia que contar.

Con mis alumnos del Master de Videojuegos de la UPM, siempre intento que sus proyectos tengan una historia que contar. Cuando eres un creador, y te acercas a un medio, el periodista no está interesado en tu producto (a menos que seas Apple) está interesado en tu historia: ¿cómo nació el proyecto? ¿Qué problemas has tenido para desarrollarlo? ¿Qué sensaciones va a crear en los usuarios? Eso es lo que quiere oír. En los últimos años hemos vivido el auge del concepto ‘marca personal’, lo que me parece genial porque es algo que necesitamos, ya seamos emprendedores (autónomos) o no. Pero una marca personal no va solo sobre lo buen profesional que eres, es sobre la historia que cuentas de ti, desde cómo te vistes hasta lo que cuentas en las reuniones para aportar seguridad.

El arte de contar una historia está en un buen cómic, una peli, un videojuego… pero también está en la ilustración y en la pintura. Muchos de los mejores cuadros lo son por sus historias, más allá de sus excelencias artísticas. Esto lo he vivido muy de cerca, porque mi padre siempre fue un pintor muy narrativo.

La torre de Babel de Pieter Brueghel

La torre de Babel de Brueghel tiene una narrativa fascinante, un cuadro formado por miles de historias.

Capturar la atención de tu audiencia con el Storytelling

Pero ¿cómo lo logramos? Para empezar, tienes que tener algo interesante que contar. En este mundo actual de vende motos, pillas rápidamente a los que no tienen nada que contar, pero cuando tienes un buen producto o servicio, ¿cómo cuento una historia? La fórmula mágica para contar una historia es tan fácil como difícil, y se lleva utilizando desde que empezamos a hacer dibujos rupestres: el conflicto.

Toda historia comienza con una persona que quiere algo, pero no puede conseguirlo. El conflicto es lo que nos lleva a superarnos, a buscar una solución al problema. Cuanto más grande es el conflicto más atención lograremos. A todos nos gusta ver sufrir a nuestro ‘héroe’ hasta que logra sus metas.

Toda historia comienza con una persona que quiere algo, pero no puede conseguirlo.

Nuestro producto, servicio, o nosotros mismos, tenemos que ser parte de la solución de ese conflicto, pero sin forzar la historia. Y algo en lo que siempre debemos tener cuidado, es de no hablar de nuestro producto, sino de lo que vamos a poder hacer él. Al final todo se basa en emociones, en conectar, en lograr que la persona que tienes delante en la reunión confíe en tu proyecto, que tu pareja crea en un proyecto de futuro contigo y en que hagas los que hagas, destaques.

Seguro que ahora ves de una manera distinta el Storytelling. En este blog encontrarás consejos de Storytelling para ponerlo en práctica en diversos escenarios. Pero por el momento, deberías pensar ¿cuál es mi historia?

Compartir:
Facebook Twitter LinkedIn

Daniel González

Daniel González

Director creativo en Gametopia. Storytelling, diseño, marketing, gamificación y profesor. Creando el videojuego para PC Verne. Leer más

Twitter LinkedIn Facebook Facebook